Reparación del lóbulo rasgado

El uso de pendientes pesados es la principal causa de que el orificio del lóbulo de la oreja se alargue o se rasgue completamente.
La única solución definitiva a este problema es la cirugía.
Sin embargo no debemos pensar que es algo complicado o costoso ya que es un procedimiento breve con anestesia local.
El cirujano, tras un pequeño pinchazo para anestesiar la zona, procederá a quitar la piel del interior del agujero para posteriormente coserla por delante y por detrás para una correcta cicatrización. En 30 minutos y sin apenas molestias la oreja quedará reparada.
Al cabo de dos semanas se se citará al paciente para quitar puntos y en dos meses podrá hacerse de nuevo agujero para lucir pendientes.

Publicado en Sin categoría.