Consejos para operarse en verano

el sol y tu piel: amistades peligrosas

el sol y tu piel: amistades peligrosas

Cada vez son más los pacientes que desean operarse en sus vacaciones de verano. Aunque puede tener inconvenientes también puede ser el momento ideal para desaparecer y reaparecer con algunos cambios sin dar explicaciones en tu entorno laboral. Sigue nuestros consejos para que tu experiencia resulte lo mejor posible.

El calor y los edemas. Todo traumatismo bien sea quirúrgico o accidental conlleva una inflamación o edema. El calor es un poderoso agente inflamatorio, evita las temperatura extremas y aplica frío en las zonas operadas el mayor tiempo posible, sobre todo durante los primeros días postoperatorios.

La humedad y las heridas. La humedad en exceso hace que las heridas se maceren aumentando el riesgo de infecciones. Por otro lado es muy importante mantener las heridas limpias. Lava bien tus heridas dos veces al día pero sécalas muy bien después. Evita baños en mar o piscina los primeros días y después no permanezcas con el bañador mojado. El sudor es una forma de humedad de la que a veces nos olvidamos, evítalo en todo momento.

El sol y las cicatrices. No es conveniente aplicar cremas protectoras mientras tengas puntos, tu cirujano te dirá cuando es el mejor momento. Es un hecho que la exposición temprana a los rayos solares empeora la calidad de tus cicatrices. Evita la exposición directa y siempre usa protección.

Publicado en Sin categoría.