Tratamiento de tumores de la piel

El melanoma tiene muy buen pronóstico si es diagnosticado en fases tempranas

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano. Debido a su extensión y a su continúa exposición a agentes externos es normal la aparición de manchas, úlceras o heridas a lo largo de la vida.

Intervención con cirugia muy precisa, esencial para la buena reconstrucción de la zona intervenida

La mayor parte de las lesiones cutáneas tienen un carácter benigno y pueden ser tratadas con tratamientos tópicos o con pequeñas cirugías.

Dentro de las lesiones malignas las más frecuentes son:

  • Melanoma
  • Carcinoma epidermoide
  • Carcinoma basocelular

Confía en las manos del mejor cuadro médico, el equipo más recomendado por los pacientes

La frecuencia de aparición del melanoma ha aumentado de forma preocupante en los últimos años. Tiene una gran peligrosidad por su capacidad para dar metástasis o migrar a otras partes del cuerpo. Tiene buen pronóstico si es diagnosticado en fases tempranas. El tratamiento requiere una cirugía muy agresiva en la que además de la lesión se extirpa gran cantidad de tejido alrededor, la reconstrucción posterior es compleja y precisa de los conocimientos de la cirugía plástica.

Perseguimos la completa y definitiva extirpación de la lesión.

Es tal la importancia del melanoma que el resto de tumores malignos se han dado en llamar “cáncer de piel no melanoma”. Entre ellos los más frecuentes son el epidermoide y el basocelular. Su mejor tratamiento es la cirugía, que persigue la completa extirpación de la lesión. Su preferencia de aparición por la cara implica gran impacto estético suponiendo un reto continuo a las habilidades del cirujano plástico.