Rinoplastia

Consigue una nariz bonita, en armonía y bien proporcionada con tu cara

La nariz es un elemento esencial que determina la imagen de nuestra cara.

No podemos hablar de narices bonitas o estéticas. Lo importante es tener una nariz en armonía y bien proporcionada con nuestra cara, que no llame la atención.

La labor del cirujano es hacer que se integre en el rostro perfectamente para que no tenga aspecto de operada.

Corrige las imperfecciones de tu nariz

Con la rinoplastia modificamos la forma de la nariz y corregimos las imperfecciones. Esta cirugía puede disminuir o aumentar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o del dorso, estrechar los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También corrige los problemas congénitos, los traumatismos y algunos problemas respiratorios.

Los resultados son excelentes, ya que, a pesar de ser uno de los procedimientos quirúrgicos más complicados, es también uno de los más agradecidos.

Confía en las manos del mejor cuadro médico, el equipo más recomendado por los pacientes

 

  • Cirugia que nos permitirá ademas de mejorar nuestro aspecto físico, corregir problemas congénitos, traumatismos y problemas respiratorios

    La operación de cirugía de rinoplastia, como toda la cirugía plástica debe realizarse en un quirófano apropiado, se efectúa bajo anestesia general y, en casos seleccionados, anestesia local y sedación.

    No existe un tipo universal de cirugía para todos los pacientes. La cirugía de rinoplastia se diseña para cada uno, dependiendo de sus necesidades.

    Las incisiones pueden hacerse por dentro de la nariz, o disimuladas en lugares poco visibles de la nariz cuando se realiza una rinoplastia abierta.

    Sean las incisiones internas o externas, las cicatrices no son visibles o quedan muy disimuladas

    La rinoplastia estética clásica por ejemplo, se lleva a cabo a través de incisiones internas, por lo que no queda ninguna cicatriz externa visible. La estructura interna de la nariz (hueso y cartílago) es modificada convenientemente logrando las proporciones deseadas.

    Si existe obstrucción respiratoria, debida generalmente a una desviación del tabique, ésta es tratada conjuntamente. En la actualidad, y sobre todo en casos complejos, se tiende a la rinoplastia “abierta”, que precisa una pequeña incisión en la colmuela (segmento de la nariz que se halla entre los dos orificios nasales) que deja una cicatriz imperceptible.

    Esta intervención de cirugía de nariz requiere habitualmente 24 horas de hospitalización.

     

  • Supervisión continúa por el doctor para una correcta evolución de la intervención

    Tras la cirugía, y sobre todo, durante las primeras 24 horas, puede sentir la cara hinchada, molestias sobre la nariz y dolor de cabeza que pueden ser tratadas con medicación.

    Se le colocará una escayola en la nariz y unos tapones internos para evitar el sangrado y estabilizar el tabique nasal que se retiraran a los tres días.

    Una vez nos hayan dado el alta, deberemos acudir a las citas de curas en consulta y revisiones post cirugía. Además, los primeros días y para tranquilidad de nuestros pacientes, hacemos un control telefónico diario para responder a las preguntas que suelen surgir tras la operación y así nos aseguramos también de la correcta evolución de la cirugía.