Cirugía Plástica Reconstructiva

Somos especialistas en reconstrucciones mamarias, el objetivo es que vuelvan a tener la apariencia de siempre

La reconstrucción de la mama tras un cáncer es uno de los procedimientos quirúrgicos actuales dentro de la cirugía plástica más seguros y gratificantes para la paciente. A veces es el paso definitivo para sentirse como antes.

El desarrollo de nuevas técnicas posibilita al cirujano plástico crear una mama muy similar en forma, textura y características a la no operada.

En muchas ocasiones es conveniente operar también la mama sana para lograr la mayor simetría con el seno reconstruido. Además, en la mayoría de los casos es posible hacer la reconstrucción a la vez que se extirpa la mama, evitando a la paciente la experiencia de verse mastectomizada.

El Dr. Javier Meléndez pertenece al comité de patología mamaria del Hospital de Basurto formado por ginecólogos, radiólogos, oncólogos, cirujanos plásticos, anatomopatólogos y radioterapeutas.

Aquí se estudian todo tipo de casos donde el más frecuente es el cáncer, y se aplican los últimos conocimientos científicos y protocolos consensuados.

 

Confía en las manos del mejor cuadro médico, el equipo más recomendado por los pacientes

 

  • Existen diferentes tipos de reconstrucción mamaria:

    • Técnica de Expansión mamaria: es la más empleada y consiste en expandir la piel y, posteriormente, colocar una prótesis. El cirujano coloca un expansor bajo la piel y el músculo del pecho. Tras la cirugía y ya en la consulta se introduce una solución de suero salino una vez por semana y así poco a poco el expansor se va rellenando y la piel va dando de sí.
    • Técnicas que emplean tejidos propios: con tejidos de la propia paciente se crea una mama natural.

    La elección de una técnica u otra dependerá de cada caso individualizado

    La mayoría de los procesos de reconstrucción se llevan a cabo en varios tiempos quirúrgicos. En el primero o primeros se persigue devolver el volumen y la forma.

    Tratamiento quirúrgico que nos permite crear una mama similar en forma y textura a la no operada

    Posteriormente son frecuentes los retoques o refinamientos. En general se realiza en último lugar la reconstrucción de la areola y el pezón. Para ello existen de nuevo diversas técnicas:

    • Injerto de pezón de la mama sana y tatuaje de la areola
    • Reconstrucción del pezón con tejido local e injerto de la areola con piel de la ingle.

     

  • Supervisión continúa por el doctor para una correcta evolución de la intervención

    Después de la cirugía es normal sentir molestias la primera semana. El periodo de recuperación depende del tipo de procedimiento utilizado en la reconstrucción.

    Conviene estar en reposo unos días con alguien en casa para ayudarte y seguir las indicaciones que nos ha dado el doctor.

    Una vez nos hayan dado el alta, deberemos acudir a las citas de curas en consulta y revisiones post cirugía.

    Con reposo y siguiendo las indicaciones del doctor, en poco tiempo harás vida normal

    Además, los primeros días y para tranquilidad de nuestros pacientes, hacemos un control telefónico diario para responder a las preguntas que suelen surgir tras la operación y así nos aseguramos también de la correcta evolución de la cirugía.